¿Hablamos?

Pipas de girasol

¿Qué pueden hacer por tu salud las pipas de girasol?

Estas pequeñas semillas son ricas en omega-6, vitamina B1, B6, B9, magnesio, zinc y selenio. Potentes antioxidantes que nos protegen frente a los radicales libres protegiéndonos del daño oxidativo celular y el envejecimiento prematuro.

En un estudio realizado por la Universidad Politécnica de Virginia se demostró que las pipas de girasol son una buena fuente de vitamina E, betaína, lignano y ácidos fenólicos. La presencia de vitamina E es mucho más significativa que en cualquier fruto seco, como la avellana, la almendra o el cacahuete, y además tiene muy poco sodio.

Están especialmente indicadas para mujeres embarazadas, o que buscan quedarse embarazadas, por su alta concentración de folatos, un nutriente indispensable para el buen desarrollo del feto y que su carencia comporta el desarrollo de espina bífida.

Se recomienda su consumo en crudo, sin sal, y la dosis recomendada es la que cabe en el hueco de la palma de la mano. Resultan ideales para comer entre horas o añadir a los cereales en el desayuno y en las ensaladas o cremas de verduras.

Filtros activos